Skip to main content

Euroamerican School Sur

Welcome To Eurosur

Taller Literario ”El Puente”

Quiero compartir la gran experiencia que tuve en la inauguración de la Feria del Libro.

Semanas anteriores les comentaba a todos mis alumnos que se acercaba el día de la feria, y sería una gran oportunidad para que la visitaran en familia.

 

Les comentaba de algunos autores regiomontanos que presentarían sus libros y los talleres literarios que este año presentarían.

 

El viernes me mando un correo una mamá de un alumno de 6º pidiéndome sugerencias de talleres literarios para los niños ya que se pondrían de acuerdo varias mamás para llevarlos a la feria.

 

Les comenté del taller literario ”El puente” al cual he asistido y es muy bueno.

Estaba programado para el sábado a las 4:30 sala 104.

Terminó por comentarme si me gustaría acompañarlos, a lo que rápido contesté que si, pensé

”La palabra convence, pero el ejemplo arrasa”

 

Llegaron puntuales 12 niños con sus madres, me abrazaron fuerte, gustosos con mucha emoción por vernos fuera del salón de clases y con todo y mamás.

 

Entramos a la sala, esperamos 5 minutos y llegó el líder del taller se sorprendió de ver tanto alumno, muy atento (en verdad estaban muy atentos) he hizo una mueca de agrado.

 

Dios....

Actuaron como grandes, con tan sólo 12 años contestaron afirmativo cuando el líder del taller les preguntó si conocían a Juan José Arreola y hasta le contaron una parte del cuento "Parábola del trueque”.

La lectura se titulaba  "Una reputación" me asusté, aunque el contenido era lo que vimos en septiembre con el valor de la integridad, el lenguaje era muy elevado para ellos, estaba segura no le entenderían, la instrucción era leerlo en la mente y empezar a analizarlo en grupo.

 

Y cuando más nerviosa estaba porque sabía que sus respuestas serían de comprensión no de análisis.......

Sacaron la casta y empezaron uno tras otro a contestar haciendo sonrojar al líder del taller, respuestas fuertes, con sentido, criticando de manera constructiva la manera exagerada de escribir de Arreola, analizando y analizando de más.

 

Decían las niñas que hombres y mujeres tienen que tratarse por igual, que el protagonista del cuento no tenía la obligación de ceder su asiento a las mujeres en el autobús, porque él también estaba cansado. El líder y los demás adultos se reían mucho de las interrogantes de mis alumnas. Y decían que cambiarían de opinión cuando fueran grandes.

 

Mi sonrisa de oreja a oreja no podía disimular la felicidad, mi orgullo.

A la hora de escribir un cuento  le dijeron al líder: ¿lo escribimos en primera o tercera persona, en orden cronológico o en retrospectiva? con un aire de sabiduría que todos en aquel taller percibían.

Algo estoy haciendo bien, pensé.

Adriana Barba

Maestra de Español

6º grado